lunes, 8 de agosto de 2016

El Capítulo General de Julio de 2016

El Capítulo General de julio de 2016 se desarrolló como estaba previsto: presidido por el Cardenal Francesco Coccopalmerio, actual presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, pasó a informar oralmente y por escrito el contenido de dos medidas importantes desconocidas hasta entonces:

a. En primer lugar, una nueva resolución de la CIVCSVA respecto del P. Carlos Buela (distinta de aquella del año 2010) donde se confirmaba que ese Dicasterio una vez más, «ha reconocido la veracidad de las denuncias y ha establecido su imputabilidad, confirmadas en modo específico por parte de dos sumos pontífices» (se refería a Benedicto XVI y Francisco). Es decir, quedaba corroboraba la condena del año 2010 y se emitía una nueva resolución a raíz de las denuncias presentadas en los últimos cinco años.

b. El Consejo General que había gobernado hasta entonces, quedaba inhabilitado para ser reelegido; la misma medida se tomó respecto de los entonces Padres Provinciales.
Al parecer, sobre este dato de la inhabilitación, se habría pedido que no fuese publicado en los boletines oficiales del Capítulo General.
La votación en estas condiciones hacía que el campo de los elegibles quedara claramente acotado a un número muy inferior al que se pensaba, por lo que, a partir de “sugerencias direccionadas”, los cargos recayeron, por amplia mayoría, en los siguientes sacerdotes: Superior General: P. Gustavo Nieto. Consejeros: PP. Ricardo Clarey y Daniel Cima. En cuanto a los otros cargos nombrados por la Santa Sede, los mismos recayeron en los padres Ervens Mengelle (Vicario General), Eugenio Elías y Christian Ferraro (este último ni siquiera estaba presente en el Capítulo).
De más está decir que la recepción para estos sacerdotes “impuestos” por Roma no fue la mejor.
Cabe aclarar que, en más de una oportunidad se repitió hasta el cansancio que todas las medidas adoptadas habían sido aprobadas específicamente por el Papa Francisco
Luego de unas semanas de terminado el Capítulo, la noticia no tardó en llegar a oídos de un importante medio católico español, donde lo siguieron otros y otros, a la espera de un comunicado oficial del Instituto. Quizás, a la difusión de lo ocurrido dentro del recinto capitular, haya ayudado una indiscreción del P. Gabriel Zapata en un audio, que hace días circula por la web.



jueves, 2 de junio de 2016

Penas canónicas en casos de abuso por parte de clérigos, ¿son realmente necesarias?

Penas canónicas en casos de abuso por parte de clérigos,
¿son realmente necesarias?

Cuando se considera el caso de algún tipo de abuso sexual por parte de clérigos que, de otra manera, son reconocidos como beneméritos para la iglesia y la sociedad, el creyente puede preguntarse si no es exagerado o incluso malicioso pretender una intervención por parte de las autoridades de la Iglesia para esclarecer una supuesta situación abusiva sucedida y administrar las penas canónicas correspondientes. Parecería más bien un acto de venganza, o de envidia, o de alguna otra cosa.

Este es un cuestionamiento válido. El bien realizado por esos clérigos se considera desproporcionadamente grande en relación al mal que se les imputa. Más aun, el cuestionamiento se hace más intenso si esos clérigos son acusados después de muchos años de ocurridos los hechos, cuando oscuras intenciones parecerían mezclarse entre aquellos que promueven un obrar justiciero.

sábado, 21 de mayo de 2016

Objeciones y respuestas




Objeciones y repuestas

   

Distintos son los modos en que el intelecto humano llega al conocimiento de la verdad.
En nuestro primer post hemos intentado exponer sucintamente, lo que consideramos debía ser conocido acerca de la historia reciente del Instituto del Verbo Encarnado.
Haciéndonos eco del método tomista, donde las objeciones iluminan aún más la verdad, expondremos aquí algunas de ellas con claridad, crudeza y caridad respondiéndolas seguidamente.
Veamos:

Obj. 1: Hubo un error de procedimiento en el proceso contra el P. Carlos Buela:

El decreto del año 2010 contra el P. Buela es inválido, de forma y de hecho. Y esto por lo siguiente:
1)            Porque carece de la firma de Mons. Rodé (por entonces Prefecto de la CIVCSVA) quien se negó a firmar el decreto.
2)            Porque el funcionario firmante, Mons. Gardin, no podía consignar por entonces su firma al encontrarse, desde hacía ya un mes, a cargo de la diócesis de Treviso y fuera de las funciones específicas de la CIVCSVA.
3)            Porque el decreto de enero de 2010 dice que, lo dictaminado, fue aprobado por el Papa Benedicto XVI el 4 de julio de 2009, pero omite que, ese mismo día, el P. Buela entregó su defensa. Es decir, condenaron al fundador del IVE sin siquiera haber leído su defensa.

domingo, 8 de mayo de 2016

Reminiscencias revisited

Reminiscencias II
Historia reciente del Instituto del Verbo Encarnado
(con claridad, crudeza y caridad)



“Es mi intención escribir los hechos que considero más importantes de nuestra Congregación, para leerlos en el 2 Capítulo General Ordinario, desde mi punto de vista de fundador y primer Superior General.  No sólo los hechos, sino mi particular visión de los mismos. De manera documentada, con anexos. No intento hacer una historia, para ello habría que consultar más fuentes (…). Y hacerlo con toda claridad, crudeza y caridad, sin ocultar nada que yo considere importante para la recta inteligencia de todo lo sucedido (…). No sólo no juzgo intenciones, sino que a priori las salvo” (P. Carlos M. Buela) [1]


Quien lea los siguientes párrafos, quizás se encuentre con algo desconocido, o conocido a medias; habrá quien los descarte y quien desee leerlos hasta el final. En fin; es como cuando se duerme: todas las posturas son aceptables, aunque no todas correctas.
Aclaramos desde un inicio que, lo que aquí nos proponemos es traer un poco de luz ante la confusión reinante por estos días en el Instituto del Verbo Encarnado y su entorno. Confusión que, digámoslo con absoluto realismo, no podrá entenderse sin la lectura de estas líneas.